“Presa”: un poema para juicio

(c) Bridgena Barnard

PRESA

Como en otro tiempo el bosque,
en su enramada, en su contraluz,
en sus trinos, en la voz de las bestias,
en el oscuro ocaso que precede a su misterio,
en su noche horrorizante hasta el alba,
cuando el audible silencio de la aurora señala
el final de la muerte y el comienzo de la vida,
de ese modo acogiste al peregrino del abismo,
un solitario ser deambulante, un espectro
semejante a las larvas habitando incomprensibles
el hastío del desierto.

Quería yo encontrar la huella borrada de lo efímero,
desandar la abulia del verbo repetido,
dar con lo escaso, con lo mínimo intenso,
ser, como el guepardo, veloz en cada paso
y breve en cada duda; pero sin saber cuál era mi presa.

Vivir con tanta incertidumbre
es como no borrar lo escrito sobre lo imposible,
hacerse sin hacerse, nacer para cuándo morir,
dar a luz la certeza de la insaciable,
huirla pero buscarla, ser feliz o ser consciente…

Y ya, después de tantos años,
creo saber que la presa soy yo;
soy —sospecho— la víctima del Otro.
Mientras dure esa evidencia atroz,
mientras el horror me acecha como nocturna rapaz,
recógeme en tu selva
y lame mis heridas tú —sólo tú—.

Anuncios

~ por forega en septiembre 2, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: